El transporte ferroviario es uno de los ejes principales de conexión que vertebra el territorio, y su continuo avance tecnológico ha permitido acortar las distancias entre ciudades que se encuentran separadas cientos de kilómetros, facilitando la calidad de vida de las personas. Ha demostrado ser un sistema de transporte eficiente, sostenible y el más apropiado para disminuir el impacto sobre el cambio climático, debido a su consumo energético reducido y las bajas concentraciones de CO2 emitidas en su funcionamiento. Además, está considerado como el principal modo de transporte inteligente e integrado de la actualidad, y con mayor capacidad de mejorar estas características.

Emisiones según el medio de transporte. (Fuente: UIC)

Emisiones según el medio de transporte. (Fuente: UIC)

Durante las últimas décadas se ha producido un espectacular crecimiento del sector, multiplicándose los números de kilómetros construidos en todas sus versiones: líneas de Alta Velocidad, de media distancia, de mercancías y tráfico pesado, metros, tranvías, etc. Un claro ejemplo del mismo es la evolución de la Alta Velocidad de España, que en dos décadas se encuentra entre los países con más kilómetros del mundo.

El desarrollo experimentado ha supuesto la necesidad de un aumento de las exigencias de los materiales y elementos constituyentes de la infraestructura, una mayor sostenibilidad de los mismos, así como una búsqueda continua de procedimientos constructivos cada vez más eficientes.

Sistema de vía convencional en balasto vs Sistema de vía en placa

Actualmente, existen dos tipos de superestructura ferroviaria en función de los materiales y elementos la constituyan: el sistema de vía convencional en balasto y el sistema de vía en placa, más actual y en auge.

Cabe destacar que la principal desventaja del sistema de vía en placa, que además constituye la razón primordial por la que no se coloca hoy en día de forma más extensiva en España, es su elevado coste de construcción. Este hecho viene determinado en gran parte por los elevados precios de los materiales necesarios, muy bajos rendimientos de construcción, así como que todas las patentes comercializadas existentes son extranjeras, lo que supone importantes costes de derechos de utilización de las mismas.

Sin embargo, son las grandes ventajas que presenta el sistema de vía en placa lo que le ha llevado a utilizarse de forma general en algunos países pioneros en el sector ferroviario desde hace décadas, como Alemania, Japón (desde antes de 1960) o Países Bajos; así como utilizarse más recientemente en otros países de gran importancia como Taiwán, y sobre todo, China.

Cabe destacar que todos los países avanzados en el sector ferroviario están de acuerdo en que la utilización del sistema de vía en placa está altamente recomendada en los siguientes casos:

  • Líneas de metro y tranvía.
  • Líneas de altas prestaciones para tráfico pesado de mercancías.
  • Líneas de Alta Velocidad de circulación, por encima de 350 km/h.
A su vez, en cualquier otra línea ferroviaria, la utilización del sistema de vía en placa es extensamente utilizada en túneles de gran longitud, estaciones terminales y en las de parada obligada, así como en tramos con muchas obras de fábrica, puentes y viaductos.

Finalmente, inmersos en el sector ferroviario, y en concreto, en la construcción de sistemas de vía en placa, surge la definición del proyecto Robotrack “Robotización de los sistemas de puesta en obra para un nuevo concepto de vía en placa aligerada”. Este se trata de un proyecto innovador en cooperación de empresas y agentes de I+D multidisciplinares, que alineado con las estrategias marcadas por la Unión Europea (y en particular con el Horizonte 2020), quiere conseguir unos productos y procesos novedosos, fácilmente vendibles en el inmenso mercado de infraestructuras ferroviarias a nivel mundial. Su fin último es dar respuesta al problema de expandir la utilización del sistema de vía en placa mediante la mejora del proceso de construcción, utilizando las últimas tecnologías de robotización y automatización de procesos; así como el desarrollo de un nuevo concepto de vía en placa aligerada, compuesta por nuevos productos sostenibles, de altas capacidades, y que a su vez permitan la utilización extensiva del proceso constructivo planteado. El proyecto no solo se centra en el diseño y desarrollo de dichos aspectos, sino que también contempla su validación y aproximación al mercado mediante la construcción de demostradores y plantas piloto a escala real. Sin duda, un claro impulso al considerado por muchos expertos como “el sistema de vía ferroviaria del futuro”, con el propósito de mejorar su carácter inteligente, sostenible e integrado.